El café sobre el volcán: Una crónica del Berlín de entreguerras (1922-1933) par Francisco Uzcanca Meinecke

El café sobre el volcán: Una crónica del Berlín de entreguerras (1922-1933) par Francisco Uzcanca Meinecke

Titre de livre: El café sobre el volcán: Una crónica del Berlín de entreguerras (1922-1933)

Auteur: Francisco Uzcanca Meinecke

Broché: 224 pages

Date de sortie: January 23, 2018

Éditeur: Libros del K.O.

Obtenez le livre El café sobre el volcán: Una crónica del Berlín de entreguerras (1922-1933) par Francisco Uzcanca Meinecke au format PDF ou EPUB. Vous pouvez lire des livres en ligne ou les enregistrer sur vos appareils. Tous les livres sont disponibles au téléchargement sans avoir à dépenser de l'argent.

Francisco Uzcanca Meinecke avec El café sobre el volcán: Una crónica del Berlín de entreguerras (1922-1933)

Tras la I Guerra Mundial y al centro de fuertes tensiones políticas, Berlín se convierte en un foco de creatividad y transgresión

El Berlín de entreguerras fue un hervidero artístico. Y su epicentro se situaba en el Romanisches Café. No es extraño que las visitas guiadas de la época se detuvieran a sus puertas y lo calificaran como «el olimpo de las artes inútiles, la sede de la bohemia berlinesa». Los visitantes podían encontrarse, con más o menos frecuencia, a personajes capitales en la cultura del siglo XX.De Stefan Zweig a Marlene Dietrich, de Albert Einstein a Sylvia von Harden, de Billy Wilder a Carola Neher, de Otto Dix a Else Lasker-Schüler, de Bertolt Brecht a Käthe Kollwitz, de Josep Pla a Egon Erwin Kisch.

Con una documentación prolija y cuidadosamente trenzada, este libro recrea el ambiente del café y nos sirve precisos esbozos de las vidas de sus más ilustres clientes, todas ellas atravesadas por los intensos dilemas que sacudieron la primera mitad del siglo XX, como la Primera Guerra Mundial o el auge del fascismo. Se comprende que los nazis como Goebbels, escritor frustrado, otorgara a este café propiedades simbólicas y lo situaran en su tenebroso punto de mira. Este libro es, en último término, un testimonio sobre cómo la cultura puede convertirse en un contrapeso ante los impulsos más salvajes que anidan en el ser humano.

Un estudio apasionante y muy bien documentado sobre la explosión de libertades en el Berlín de entreguerras.

EXTRACTO

En el café solo hay un cliente. Está sentado a un velador de mármol, con el tronco inclinado hacia adelante, en una postura que realza su joroba. Tiene la tez cobriza, los ojos achinados, la nariz aguileña y la mandíbula fuerte. De la gorra raída se le escapa un mechón aceitoso. Los brazos son largos y las manos huesudas. En la izquierda sostiene un lápiz mordisqueado con el que dibuja en el margen de un periódico. Trabaja absorto. Se oye el rasgueo en el papel y el tintineo de las tazas que enjuaga el camarero. El dibujo va adquiriendo forma de rostro humano: ojos grandes de mirada burlona, mejillas llenas y pelo alborotado. Se empieza a distinguir también el contorno de los labios. Son abultados y carnosos.

LO QUE DICE LA CRÍTICA

[El libro] recrea el ambiente de una época irrepetible de antros y tugururios por los que llegaron a desfilar lo mismo Stefan Zweig que Albert Einstein, Billy Wilder que Otto Dix, Marlene Dietrich que Josep Pla. - Alberto Moyano, El Diario Vasco

SOBRE EL AUTOR

Francisco Uzcanga Meinecke (1966) estudió Filología Germánica y Románica en la Universidad de Tubinga y se doctoró en Filosofía y Letras en la Universidad de Constanza. Ha enseñado en diversas universidades europeas y en la actualidad dirige los departamentos de Español y Estudios Culturales en el Centro de Idiomas y Filología de la Universidad de Ulm, a orillas del Danubio. La mayor parte de sus publicaciones se centra en el ámbito académico, aunque en los últimos años, algo cansado de las notas a pie de página, se dedica sobre todo a la traducción y edición de libros de articulismo literario, entre ellos, la antología de El Censor, el periódico insignia de los reformistas ilustrados, la antología de clásicos del periodismo alemán, La eternidad de un día, y recientemente, una selección de artículos y reportajes de Egon Erwin Kisch, Nada es más asombroso que la verdad. Aficiones más o menos confesables: el fútbol —de la Real desde la cuna—, las regatas de traineras, bregar en la huerta y, por contraste, patear asfalto.